“Chota mía, lo que te da carácter
son tus hombres eficaces como tiro de fusil
y tus mujeres ágiles con ternura de torcaz”..

Anaximandro Vega M

12/14/2014

Semanario Chotano de Opinión
“AMOR Y LLAGA”
Año XVII N° 552– Diciembre  30 de 2014
Editores
Fernando Vera Vásquez
José López Coronado
Carlos Campos Vásquez
Asesor Legal:
Dr. Andy Willam Guevara Acuña
Redacción y Publicidad:
Oxmar López Irigoín
José López Irigoín
Editorial:
A PROPÓSITO DEL COMITE PRO ESTADIO

            La práctica cotidiana del fulbito en Chota nos está acostumbrando a su brevedad y encanto. Pero también nos está haciendo olvidar, acaso sin pretenderlo, de la práctica del fútbol, disciplina deportiva que requiere de un escenario mayor. Es decir, de la existencia de un campo apropiado, con área reglamentaria y gramado natural, porque también se emplea la alfombra o gramado artificial.
El fútbol es uno de los espectáculos que convoca a millones de espectadores. Los más privilegiados pueden apreciarlo en vivo y en directo asistiendo a sus reales escenarios; otros, de manera virtual, a través la magia la televisión. Sin estadio, el fútbol sencillamente no existe como espectáculo, porque no resulta rentable para los directivos de los clubes, para los futbolistas y también para los aficionados.
Esa carencia en Chota es tan evidente como su atraso o estancamiento. El único estadio que existe pertenece al colegio San Juan (destruido a mansalva por la corrupción de la empresa que iba a reconstruirlo emblemáticamente). A diferencia de las provincias aledañas como Cutervo, Santa Cruz y Bambamarca, cuyos clubes ha alcanzado participar con prestancia en la Copa Perú o incluso en la segunda profesional del futbol nacional, Chota no cuenta con estadio municipal, es decir con estadio de todos y para todos.
Por este motivo, resulta plausible que, a despecho de cualquier candidato, un grupo de ciudadanos han constituido un comité para gestionar la adquisición de un área para el estadio municipal. La misma que, posteriormente, también debe fiscalizar la construcción de un complejo deportivo que asegure la práctica de este deporte. Los regidores de las comisiones de educación, cultura y deporte del gobierno local, así como del gobierno regional deben asumir su papel.
La gestión de la alcaldesa Fanny Campos Guevara declaró haber dispuesto el presupuesto para la adquisición del terreno necesario. A la gestión recientemente elegida le queda concretarlo. Al pueblo en general, exigir que se cumpla.
Actualidad:
NI CÓMPLICES NI COMPARSAS
Fernando Vera Vásquez


Se está cerrando un periodo oscuro y nefasto de nuestra historia, pero nada augura que el que viene será diferente. Todo indica que un continuismo agravado y remozado, corregido y aumentado, de las sucesivas gestiones municipales va a instaurarse nuevamente si es que lo seguimos permitiendo con nuestra complacencia.
Este año ha sido particularmente funesto, vergonzoso y hediondo. El diez de febrero la Sala Penal Nacional condenó al alcalde de Chota, quien con la vista gorda de la policía estuvo nueve meses prófugo de la justicia, hasta que una sala suprema declaró nula la sentencia y ordenó nuevo juicio, lamentablemente tarde para sus intereses, ya que el antedicho no alcanzó a postular a la reelección.
Vinieron las elecciones municipales con los resultados que todos ya conocemos, tras una campaña millonaria, que luego será cobrada y pagada con recursos públicos con testaferros, licitaciones amañadas, sobrevaloración de adquisiciones y obras, y no solo con la complacencia de la población sino además con la inoperancia de las autoridades.
El pueblo chotano y sus organizaciones de base que aún no han sido contaminadas de indignidad, no pueden convertirse en cómplices ni comparsas de la gangrena de la corrupción que está corroyendo nuestro país. Ni cómplices ni comparsas de autoridades indignas, sea cual sea el color o la bandera política que abrazaren.
Pues, por ello, estar vigilantes y en alerta constante es un deber que los ciudadanos dignos no debemos renunciar.

Voces:
AUTORES ÚNICOS QUE ILUMINAN EL SIGLO (*)

Cualquier obra literaria lee de una manera errónea -y creativa- y por tanto malinterpreta, un texto o textos precursores
Hardol Bloom
   
            No me parece que en la literatura contemporánea, ya sea en inglés, en Estados    Unidos, en español, catalán, francés, italiano, en las lenguas eslavas, haya nada radicalmente nuevo”. Las palabras de Harold Bloom (crítico y teórico literario estadounidense) tampoco son nuevas. Ya el autor del Eclesiastes declaraba: “¿Hay algo de que se pueda decir: Mira, ¿esto es nuevo? Ya existía en los siglos que nos precedieron”. Sólo la idea de novedad es novedosa, un concepto inventado por los modernistas para justificar sus experimentos artísticos. Cervantes deliberadamente imitó la novela pastoral y de caballerías, y Shakespeare tomó varios de sus argumentos de autores italianos.
Si bien el tema y las maneras de narrarlo son parte de una costumbre ancestral, hay en ciertos autores (CervantesShakespeare) un tono, un cambio de punto de vista, una revisión de las ideas consabidas que los convierten en algo único, notable. Esas voces singulares, que repiten de un modo inesperado historias ya contadas, aparecen en todas las épocas y en todas las culturas, y en todas se alzan voces como la de Bloom y la del autor del Eclesiastes para decir que ahora no hay nada nuevo bajo el sol.
Los catálogos nunca convencen, y sin embargo en casos como éste pueden ofrecer a quienes creen compartir la opinión de Bloom materia para contradecirla. Es cierto que la voz de Cees Nooteboom tiene ecos de Ibn Battuta y Diderot; que en W. G. Sebald hay vestigios de Sir Thomas Browne y de Heine prosista; que Enrique Vila-Matas es heredero de Laurence Sterne; que Ismail Kadaré continúa la tradición de Herodoto y de Homero; que Jean Echenoz ha aprendido la lección de los novelistas franceses del XVIII; que Tom Stoppard debe mucho al teatro de Wilde y de Pirandello; que Tomas Tranströmer ha leído al Virgilio de las églogas y a Wordsworth; que Cynthia Ozick ha estudiado la obra de Henry James; que Pascal Quignard tiene una deuda con Montaigne. Todo esto es cierto, pero cierto es también que estos autores son únicos, y sus obras iluminan nuestro siglo como Cervantes y Shakespeare iluminaron el suyo.
Dante condena al infierno a aquellos que fueron tristes “en el dulce aire que del sol se alegra”, es decir, aquellos que no saben reconocer en el propio mundo la felicidad de lo creado bajo el sol del día presente. Como en todas las épocas, nuestros anaqueles están repletos de inmundicias, y seres que se llaman a sí mismos escritores producen objetos que se parecen a libros para el consumo dirigido. (Pensemos en los autores condenados por el cura y el barbero en la biblioteca de Alonso Quijano). Pero también hay creadores auténticos, inspirados autores que, no sabemos ni porqué ni cómo, nos dan viejas palabras en permutaciones nuevas para nombrar aquí y ahora nuestras ancestrales angustias, temores y esperanzas.

(*) Diario El país, España.

Al grano:
José López Coronado
Urticante como ortiga
está tu columna Al Grano
porque quiere que el chotano
sepa muy bien lo que diga
y lo que haga y lo que siga,
que si ha errado por humano,
no lo vuelva en juicio sano
y siga persona amiga,
pero si opta y nos castiga
con agravio, es chabacano,
mejor es darse la mano,
que a la amistad nos obliga.
o 0 o
Seguimos con las buenas noticias. Ayer sábado se dio la buena nueva. El ISE público “Ntra. Sra. de Chota” logró acreditarse como instituto pedagógico. Con éxito ha aprobado todas las evaluaciones a las que fue sometido por albedrío propio. Este hecho lo convierte en el primer instituto pedagógico que lo hace en todo el norte del país y el tercero a nivel nacional. Lo cual dice de su  calidad y de la prestancia que ha alcanzado durante sus 53 años de vida institucional. En realidad (citamos): “¡Es una alegría para todos los chotanos y en especial paro todos aquellos maestros que nos formamos en tan prestigiosa alma máter!” Felicitaciones a sus directivos, docentes, personal administrativo y estudiantes de todas  las especialidades. A celebrarlo de la mejor manera.
 o 0 o
De igual modo y en concordancia con nuestro Editorial, aplaudimos la iniciativa. Un grupo decidido de chotanos han conformado un comité pro adquisición de terreno y, posteriormente, la construcción del estadio municipal de Chota. Lo preside el Sr. Sergio Díaz Ruíz. Claro. Lo que los políticos olvidan, los hombres (y mujeres de buena voluntad) lo asumen sin tapujos. Es cierto. A los chotanos nos hace falta unirnos para lograr todo lo que nos falta. Porque las autoridades que se hacen elegir solo quieren engordar sus bolsillos. Esta regla no tiene excepción.
o 0 o
Otra noticia grata es la publicación de la novela ¡Qué viva Benel! escrita por nuestro escritor y poeta Estuardo Villanueva Díaz. La novela reconstruye la insurrección abanderada por Arturo Osores Cabrera en 1924, gesta en la cual en la cual se alzó un personaje de leyenda. El controvertido Eleodoro Benel. Controvertido porque para algunos solo fue un terrateniente de la época. Para otros un Pancho Villa a lo chotano. En fin. Leyendo la novela (La pueden adquirir a través nuestro) usted podrá sacar sus propias conclusiones. Y para los apasionados por la literatura y la historia chotana, les comunicamos que el Grupo Cultural Wayrak  la presentará en Chota el 11 de enero, víspera de la celebración de nuestra Independencia.
o 0 o
Ahora sí veamos lo que asquea. El Procurador Público dela muni de Chota (¡Qué tal cargo!) “está firmando transacciones con ex servidores” para que el juez especializado civil valide su reincorporación. Es decir, que la jugada en el tablero la está haciendo Juldrón. El objetivo es simple, pero coimero: dejar a su gente en los puestos claves. Es decir, para que hagan el sucio y triste oficio de gato. Tapar la porquería que deja la gestión. Están atiborrando las oficinas con personal que no tiene nada qué hacer, salvo tapar la cacana que dejan. ¡Por eso el presupuesto de nuestro desarrollo dizque lo acaban pagando los favores de compadres y allegados! Les ganan en ostra a las tortugas gigantes de Galápagos. ¿Habrá fiscales y jueces que bailen con la tarola de Juldrón?
o 0 o
Por eso también tardan con el proceso de transferencia. Quieren hacerlo con un pequeño grupete acaso para poder comprarlo. Sin embargo los profesionales al mando de Dache han hecho una mancha de 70 integrantes para las diferentes áreas. Si a los del MAS ticllacaqrioquistas les sale el hombre, pueden hacer que, investigado a fondo Juldrón, vaya a Canadá. Eso es lo que teme el ex alcaldeso. Aunque puede volver a comprar su libertad, pero le costará caro. En realidad él sabe para quién trabaja.
o 0 o
Hablando del sector. El presidente de la Sala Mixta Descentralizada e Itinerante con Sede en la Provincia de Chota, ha expresado su preocupación “ante la presencia avasalladora de las Rondas Campesinas, que en aras de realizar justicia, cometen una serie de ilegalidades”. Por ello, sugirió además que debe designarse un presupuesto para capacitar a los ronderos. Y tiene razón. Los campesinos cometen muchos errores. Pero ¿acaso no lo cometen (y aún  más graves) quienes sí estudiaron para administrar justicia?
o 0 o
Sin embargo, en muchos de los casos los ronderos han solucionado problemas por años enredados con el nudo del diablo en procesos judiciales por demás costos. Que deben ser capacitados es correcto. Doctrinal y políticamente. La doctrina del derecho podrá ser mejor orientada con un criterio político pertinente, entendiendo a la política como el marco conceptual para ejercer con propiedad nuestros derechos y obligaciones, con equidad y correspondencia socio cultural.  Pero, ¿por qué los ronderos se equivocan cuando administran justicia? Por eso mismo.
o 0 o
En tal sentido, se tiene que encarnar el carácter que debe tener esta organización popular. Carácter que muchos, interesadamente, soslayan dizque por su talante histórico y dialéctico. Clasistas, porque los campesinos conforman una clase social mayoritaria. Con independencia política para no caer en la politiquería en que han caído los apolíticos. Y autogestionarias para ejercer sus derechos y obligaciones sin malas interpretaciones. Quitarle este carácter es negarle futuro si hace poco que acaban de surgir.  
o 0 o
Criterios:
LOS SONIDOS DE LAS CARACOLAS O LAS ANDANZAS DE “LOBITA”
José López Coronado
Antonio Goicochea Cruzado es un escritor prolífico y prolijo. Su poesía la degustamos osada y sensata, tierna e indignada, abstraída y alborozada. Su prosa, en cambio, es explícita y dilucidante, reflexiva y cáustica, dilecta y apasionada. Estas características le dan talante y factura personal que lo identifican a primera lectura. Pues él amolda su palabra como un alfarero, la bruñe como orfebre, y la ofrece como un  brindis auspicioso.
Por ello, es un escritor reconocido no solo en nuestra región (cuyas cordilleras son de oro macizo, no obstante en sus valles nuestra gente remienda el techo de su pobreza). Su trabajo poético y narrativo es conocido también en el contexto nacional y ha trasuntado las fronteras. El sonido de las caracolas, la presente gavilla de relatos (que saben a fiesta pueblerina con desayuno familiar, almuerzo opíparo y cena amical), confirma lo que se ha dicho de él y de su obra diversa y versátil. Diversa en su temática, que parte y regresa a sus orígenes natales, San Miguel de Pallaques, y versátil en su tratamiento técnico, con el propósito de conquistar lectores en otras latitudes. No en vano han sido publicados, uno por uno, en el blog de cuentos Educarte, que supone, a priori, haber aprobado un control de calidad, por parte de esta institución que, dígase de paso, se ha dado el trabajo primoroso de ilustrar cada cuento, tal como aparecen publicados en este libro.
Así como en el arcoíris caben todos los colores, en la narrativa de este libro de Antonio Goicochea Cruzado caben, palmaria o subrepticiamente, todas (o casi todas) las especies de la narrativa breve. Y justamente la inicia con un mito, aunque el título exprese que es una leyenda, que explica –bajo nuestro cielo– el origen de iname o arcoíris. Son leyendas  ex profeso: La campana de oroLa Virgen del ArcoLa del origen del maíz Los ovillos de colores. Presentan la técnica y sortilegio del cuentoEl sonido de las caracolas, Los olleros de Mangallpa, La yatama, Velay agarró maña el mitayo, Tania la manola, El más difícil de los oficios, El mejor amigo, El juguete anhelado, Las cartitas esperadas, Adonde fueres, haz lo que vieres, Mañana juntaremos millashcuros, Manuelito no quiere ir de paseo y Ahora no podrá negar que … En cambio son relatos:El lustrador, El amor del niño Ernesto, La moña, Los cipreses ornamentales y El acomedido cobrador de microbús. A su vez, tienen la acuarela de lasestampasAl tío Abelardo le gustan las cabezas de cuy, Llegó la banda, y Sequía en Condorumi. Y linda con la tradición el titulado El landaruto. Pero en la mayoría de las narraciones palpitan por espacio propio anécdotasfábulas y crónicas que, registradas con pericia y fluidez de gran contador de historias, que es su autor, se elevan al rango literario de modo categórico, no solo por su lenguaje fácil pero elegante, sino por la destreza de saber presentar cada hecho o circunstancia con perspicacia y pertinencia.
La mayoría de los textos de Los sonidos de las caracolas están destinados a la edificación del futuro, es decir a los niños y jóvenes ávidos de lecturas que reflejen e interpreten nuestra realidad andina, con su propia mitología e idiosincrasia para fortalecer nuestra identidad regional, por eso es preceptor didáctico, educador dicharachero y maestro guía. Sin embargo, los lectores adultos tendrán la oportunidad también de rememorar vivencias parecidas que, al terminar de leer cada narración, les dibujará una sonrisa o acaso les robará la exhalación de un suspiro. ¿Quién no recuerda hechos dignos de un libro vividos en la niñez y juventud junto a los amigos entrañables, como Meyengue y otros también cercanos que acompañaron en sus andanzas a “Lobita”, el autor mozo en su pueblo de San Miguel, cuyo Arcángel les enseñó a pisar a todo diablo entrometido que frustraba sus momentos más memorables? Pues de eso está hecha la vida, como decía Borges, de momentos. Y se tornan en inolvidables cuanto más significan en nuestra experiencia personal.
Finalmente, no quiero dejar de expresar que, viendo su imagen, Antonio Goicochea Cruzado (imagen que se incluye también en Los sonidos de las caracolas), tiene un parecido físico con Fernando Savater, el filósofo y escritor español de nuestra época. Esta semejanza, creo, puede también tener un parecido espiritual o gnoseológico con nuestro poeta y escritor cajamarquino. Los que conocemos a Antonio sabemos del encanto de su plática, de su generosidad de paisano y de la vorágine de sus proyectos que buscan alcanzar el cielo, sin despegar los pies de la tierra. Similitud también ética y militante, porque observamos que ambos son sosías.
Reflexionando:
UN OLVIDO QUE DEBE REPARASE
Humberto Cabeza Acuña
Indiferencia. Indignación. Términos que podemos asociarlos, al constatar –tan igual como hace aproximadamente cuatro años– el total abandono del complejo arquitectónico que se ubica en el terreno de la ex Casa del Maestro de Tacabamba y en el que se incluye como parte central la edificación de un teatro con características modernas, cuyos planos muy bien elaborados estuvieron a cargo del arquitecto Julián Colunche Camacho. Indiferencia al desarrollo de las manifestaciones culturales de un pueblo por parte de autoridades municipales –y también regionales– porque seguramente no saben que “la música es una de las artes más antiguas de la humanidad, y que la música tradicional o folclórica se transmite de generación en generación, y forma parte de los valores y costumbres de un pueblo”, porque es posible que desconozcan que “la pintura es un arte que permite plasmar la creatividad de una persona sobre una determinada superficie, es decir concebida como la expresión de ideas, pensamientos y sobre todo sentimientos”, acaso porque no saben que “las danzas folclóricas, expresión de la tradición y riqueza cultural de un pueblo transmitida de generación en generación, son por su colorido, derroche de energía y secreta sabiduría, un patrimonio cultural invalorable para nuestro país”, o tal vez porque no están al tanto de que “el teatro es un sitio destinado a la representación de obras dramáticas o a otros espectáculos públicos propios de la escena”, y al no haber asistido a una sala teatral no han tenido la oportunidad de identificarse con las emociones de las obras. Sin embargo, la esperanza se mantiene para que se produzca el cambio. Este olvido urge repararlo. El pueblo de Tacabamba merece que se termine con esta indiferencia y por consiguiente cese nuestra indignación por este errático accionar de quienes al ser elegidos por el voto popular no prioricen la creación cultural.
Por supuesto, a las nuevas autoridades municipales y población tacabambina en su conjunto sugerirles que visiten estos ambientes de la antigua Casa del Maestro y comprueben que este proyecto cultural es factible culminarlo con el apoyo de todos, sin distingos. En esta parte destacar el valioso accionar de su principal gestor, el profesor Percy Villalobos Gálvez, quien consiguió que el doctor Fermín Silva Cayatopa donara 270 metros cuadrados de cerámica para el piso, así como también el señor Rolando Pérez Zevallos se hiciera presentecon dos telones para el escenario.
¡Manos a la obra! No más olvidos con la cultura. Tacabamba merece un local teatral acorde con su bien ganado prestigio, de pionero en puestas en escenas de obras de gran calidad. Con seguridad, la niñez y la juventud estudiosa serán los auténticos ganadores.
El Breve Narrar:
UNA FAMLIA ESPECIAL
William Guillén Padilla
EL papá se llamaba Domingo; la mamá Sabatina. Tuvieron cinco hijos: Lunes, Martes, Miércoles, Jueves y Viernes. Vivían en la calle Semana, del barrio Mes, de la ciudad Año. Yo los co-nocí bien, eran mis vecinos en el país Siglo, donde vivimos hace milenios libres de almanaques, pero no del tsunami llamado Tiempo.
Poesía:
¡Y TODO A CIEN!
(Poema navideño)
Mariana Llano

Hijo mío:
Ya no esperes carbón el día de reyes
ni le escribas cartitas
a ese viejo rechoncho y perdedizo
que nunca nos visita.
Dicen que padece de alzheimer
y de la casa blanca le han cerrado el grifo
para el trineo de los juguetes:
¡No va a caer desde la chimenea que no tienes!.
Y los magos de oriente
están muy ocupados declarándose amos de la guerra
del petróleo y parcelas donde sembrar su cruz.
Y ya no llueven gominolas de sus túnicas negras,
sólo chapapote y muerte,
destilan en el nombre de la paz.
Ahora están de moda los reyesuelos chinos:
con lápices, gatitos de la suerte,
camisetas con el logo de alguna o-ene-gé,
condones, aspirinas caducadas,
agüita de congona
¡y todo a cien!.
Desde un tiempito, los mandamases
de los siempre jamases
buscan armas de destrucción masiva
más-iva,
para erradicar del mundo
el cáncer de la envidia y la vanidad
(¿he dicho navidad?)
Fúmate el porro de la verdad,
llévate mi pañuelo a la casa de empeño
que nada te darán,
pues yo tampoco tengo cupones,
visa y carbones para el invierno
que vienen lluvias y bajas temperaturas,
gripe porcina, fiebre aviar, la lotería,
turrones, castañadas, polvorones
¡ y todo a cien! ¡a cien!













GRUPO CULTURAL WAYRAK
31 AÑOS FORJANDO CULTURA